19 jul. 2008

Camino solitario en la Niebla


“Caminar solitario en la Niebla
respirar sin un sólo instante:

esa libertad de echar a volar
y olvidarte de todo, de nada,
hasta de los ojos que te espían
de las dagas que te bañan
y donde vuelven a caer tus sueños
en la esperanza del recuerdo.

Y te hundes en los sueños que despiertan,
velos frágiles por el desván lleno de polvo,
pétalos de flores negras, resecas
y marchitas cientos de años atrás,
entre manuscritos amarillentos
como dedos decrépitos en la nada.



El deseo es pasado...

Quisiste alguna vez,
en el destello de un instante,
abrir sus ojos...
Pero lo que no ha sido no será jamás,
sólo vuelve a ser eternamente
lo que alguna vez hubo...

Y sólo al conjugarse se separa
de su fuerza de gravitación,
proporcional a su ausencia
y a su nula existencia...
al ostracismo del corazón...”

Persiste esa Niebla que arde,
templada y desdoblada en el aire,
sin caricias, sin engaños,
sin charcos de miel;
más con locura y hiel.

Oscuro desdén de los años"

Camino solitario en la Niebla.

No hay comentarios: