20 jul. 2008

Cenicienta muerta



Que no la delaten los pasos cuando camina entre sombras
que sus pies no la delaten, difuminen de su pasar el sonido
hoy está tan cansada que ni recoje siquiera sus sobras,
arrastrando cadenas pasea y ni las cadenas le pasan.


Vagando, suspirando, lamentando, en el lúgubre silencio,
melancolía de ser y no poder saber ser, solo no ser,
es ángel caido y por ser ángel, alguien la hizo caer.


Difunta Cenicienta, no existen las princesas,estan muertas,
no se te perdió un zapato, cuento inventado, estas muerta,
nieblas te lleven y eleven por los senderos ocultos,
nichos blancos en paredes, y ni ellos te lamentan.


No, Cenicienta, no nacida, que caiste en gran caída,
nadie te recogió, ni la sombra del ciprés siquiera te sintió,
ni los dormidos musgos te vieron, miraron para otro lado,
cruces de cementerio que recuerdan a los no vivos,
ni te sienten ni te miran, ellas tampoco te lamentan,
esculturas fantasmagóricas recordando a los que fueron,
tú no estas, no eres nombrada, no, no serás recordada.


Figura de paseante que camina entre las sombras,
vagas difusa, etérea, Cenicienta, estás tan muerta,
zapatitos de cristal se rompen en mil pedazos,
ni las campanas te tañen, princesa de cuento olvidado.


Que no te delaten los pasos, en tu caminar eterno,
descansa o camina difusa por las sombras de la vida.

No hay comentarios: