31 jul. 2008

Dolor


Que fue lo que pasó?
Que provocó esta tortura?
Será la inexistencia de la presencia,
o la presencia de la inexistencia?

El cauce del río giró bruscamente
y no te diste cuenta.
Cuando volviste tu mirada
Nada había…
O será que te lo creíste?
Y en realidad nada existía?

La lanza del tormento te atravesó,
se instaló en tus entrañas…
Tu cuerpo albergó un inmenso dolor.

Derramaste ríos de lágrimas.
Su sal provocó las grietas
que sangraron hasta dejarte seca.

El corazón en carne viva
Ya no sentía
Ya no latía…

Y arribaste a una conclusión
No fuiste…no estuviste
No sos.. no estás
No serás… no estarás…

Dejaste de existir…

2 comentarios:

ivonchys dijo...

Con tu poesia revivo los sentimientos q habia olvidado, tus palabras expresan los sentimientos claramente.... es muy bueno me encanto

El gato escondido dijo...

Ivonchys en nombre de la autora de esos poemas que tanto te han gustado te doy las gracias y te invito a que la leas en su blog pues seguramente encuentres más de estos que tanto te han llegado
visita a Luna en losdeliriosdeluna.blogspot.com

De nuevo, gracias.