14 jul. 2008

La Otra cara de la Luna





Desde la más profunda oscuridad,
se arrastra, serpentea…
Solo se ven sus afilados colmillos,
sus uñas amarillentas.

Sigilosamente acecha,
encuentra a su víctima.
Se calza su disfraz…
La hipnotiza…
Ella se entrega.

Reclina la cabeza,
a su cuello se acerca…
Se clava en ella…
Desgarra las venas,
sorbiendo el elixir
de la sangre fresca.

Absorbe las gotas sangrientas
de un alma… ya, medio muerta
de un alma que, vaga en tinieblas.

Revitalizado en su muerte
se interna en la noche.
Buscando otra víctima.

¡Ésta ha quedado inerte!


Autora del poema Luna

No hay comentarios: