14 ago. 2008

Entre silencios


Desde el silencio pausado y tranquilo

a ese silencio oscuro y frío,

se cierra la puerta...atemorizante,

se caen las muñecas del estante.



Lo juro soy inocente, lo juro, yo no he sido...



y los ojos se clavan en dagas punzantes

que atraviesan los iris del alma errante.



Tiemblan las pieles, se esconden los seres,

titilan los nervios, las fibras dolientes...



Crujen los silencios, crujen hasta lo hondo

y el miedo es el dueño del pozo sin fondo.




No respires, no, quédate callado,

no sea que el terror te ate en sus cadenas,

mejor no te muevas, deja paso al ángel,

ese que en silencio demonios aleja...



Si duerme el diablo, se duerme la nena.

No hay comentarios: