4 ago. 2008

Hija de la noche


Soy hija de la noche y del príncipe de la tinieblas
envuelta en sombra negra está mi alma.
Amo la oscuridad que me acompaña
que cubre mi andar entre la bruma de noches oscuras y sin luna.

Busco a mis víctimas,
quiero satisfacer mi sed,
sentir el placer de libar sus últimas gotas de sangre.

Puedo oler mi presa aún antes de verla,
siento el palpitar de su insignificante corazón,
el murmullo de su torrente sanguíneo
corriendo por sus venas y mi sed se acrecienta.

Voy a su encuentro, me transformo.
Mi víctima ya está sin defensa, lo hipnotizo, se entrega.
Hundo mis colmillos en su cuello
y bebo hasta dejar solo una cáscara seca.

Mi sed ha sido satisfecha.
Voy en busca de mi próxima presa…

No hay comentarios: