28 sept. 2008

En el foso de las ánimas


En el oscuro abismo me encuentro.
Intento respirar y no puedo,
Se desangran los pulmones
por el aire pútrido que brota desde mi centro.
Solo me regocijo respirando muerte.

Se desgarra el alma en jirones de llanto,
se desfiguran los labios en alaridos de espanto.
Se convulsiona el cuerpo en tortura siniestra,
se descarnan las manos
desgarrando los muros de los que no escapo.

En el foso de las ánimas,
donde me torturan negros espectros,
ahí… te encuentro.

No hay comentarios: