29 oct. 2008

Tarde comprendí



Ayer comprendí que en efecto soy un demonio,
porque ni emigro, ni soy...ni estás.

Comprendí que siendo tal,
Reniego de mí y reniegan sin más.
Comprendí que soy un energúmeno,
la cruenta indiferencia...y un fiasco
y que nunca fui, ni soy auténtico.

Enemigo mortal número uno
y la única mueca desgarrada,
vil, sucia y prosaica...
Gusano ruin, putrefacto e inmundo.
La faz más absurda del Infierno...

y un muerto... moribundo.

No hay comentarios: