15 nov. 2008

Fiera alada...



"El Vampiro que es uno mismo...
se pierde en los deseos de piel y de sangre.

Le ha visto desde las tinieblas,
desnuda, libídine, noctiluca
y con los signos del placer en la mirada.

Su voz que emanaba gemidos pulsantes
y contrarios a la mortalidad...acechaba

Ese cuerpo sin forma,
simplemente late
y convulsiona entre las sábanas.
Una fiera alada.

Solitarios en su habitación,
con la luz desgarrada de la luna
y con el viento frío susurrando a través de las ventanas,
se acercan las sombras a provocar la perfección de un lúgubre y lascivo tacto.

No hay comentarios: