29 nov. 2008

Losas del castigo, piedras malditas.


Lamentos que gritan al aire,
el viento los lleva escondidos,
¿no temes? debes huir del destino,
corre en tu lucha testigo incierto, ríete de tí mismo.

No escupas las llagas de tu castigo,
afronta los hechos,
enemigo de las hadas negras,
¿deseas estar conmigo?

Desgarra tu cuerpo en caricias,
sangra trás tus desvelos,
ahora sí, ¿tienes miedo?,
ya no puedes tenerlo.

La muerte está escrita,
cómo nuestros momentos,
sufrí yo por tu locura,
sufre tú por mis anhelos.

Deseo poseer, todo aquello que tu sientas,
nublar con mis errores, tu tranquila existencia,
deseo con el fuego arder en tu apatía,
tormenta de reflejos, cristales de mi vida.

Espejos rotos del amor,
penas enterradas en frias losas de ternura,
no huyen de la cordura,
no creen en tu perdón.

Soledad permitida,
traiciones escritas en carne marchita,
duelos de inocencia ya perdida,
muerte de las almas, tierra maldita.

1 comentario:

El gato escondido dijo...

Vaya! que buen poema escribiste, dificil, oscuro y muy bueno, mis felicitaciones.