21 nov. 2008

Quisiera entender

El espejismo de la sonrisa eterna
crujió y se rompió,
partido el reflejo se vió lo que era,
cayó el antifaz,
no hay máscara que oculte la verdad.


Vuelve a llover y el relámpago quema,
ya no hay caricias, ni luciérnagas,
se murió la Primavera,
como se mueren todas las cosas bellas.

(Arrasó el frescor de la hierba
con sus incomprensibles huellas),
quisiera entender...
pero ya es tarde.

Nunca comprenderé
a la hoja verde
cuando insiste
en caer del revés.

Sangran los corazones...


No hay comentarios: