13 dic. 2008

Silencio


Todo a mi alrededor es silencio,
profundo, agonizante, desgarrante.
Altos muros se elevan
encerrándome en una tumba negra
y esa absoluta oscuridad oprime…
congela la sangre en las venas.

Intento gritar, pero la voz está seca.
Quiero escapar de ese torturante encierro
pero mis piernas están yertas.

El silencio sigue ensordeciendo los sentidos...
pesa, aprisiona el alma en el pecho,
y... me doy cuenta.

Mi corazón ya no late.
Estoy muerta…

No hay comentarios: