16 ene. 2009

Don Diablo y su conciencia

Me iré al Diablo...
No.
El Diablo viene a mi....

Vayámonos pues al diablo...

-No quiero ir

Sangran diamantes en mi rostro,
Tiemblan mis garras insomnes,
Mueren mis brazos y el sepelio duele.

Vayámonos al diablo...

-Gotea tu llanto, lo sé,
he visto los surcos en tu piel,
tus garras palpitando en temores,
tus brazos perdidos sin rincones,
pero no haré duelo a tu entierro.

No, yo no iré.

No es el Diablo, soy un monstruo
Y el rubor en mis carnes deformes
Hace escarcha negra en mis alas... y me hiere.

Vayámonos al diablo he dicho...

-No harás que de tu locura me apiade,
puedo besarte, abrazarte,
pero no formaré parte
de la sinrazón de quién no quiere ser ángel.

No iré.

Ay de mi siniestra presencia
Y mi ciega sed de pungentes horrores.
Todas mis catástrofes se han ido al diablo.

Me iré al Diablo...

No.

El Diablo se queda en mi.

-Mora en el Averno si es tu gusto,
quizá allí te encuentres contigo mismo,
haz batalla de tu reflejo,
pero no me convenzas de que eres Diablo.

No iré al abismo.

No.

El infierno no habita en tí,
solo es negra ilusión, falsa, un espejismo.

La purulenta oscuridad en mi conciencia
Espina mis sienes y provoca estertores
La Bestia negra acechando... me ha transformado en Diablo.


Seré Diablo entonces.
Me voy conmigo.

-Te empeñas en hacer de tu ser castigo,
en dolerte una y otra vez,
en herir tu alma, tu mente, tu piel,
haces de tu vida amarga hiel.

Creéte demonio,
que yo reiré,
no lograrás engañar a quien
sabe que tus alas son blancas,
que tu interior escurre siempre dulce miel.

Vé contigo, sé lo que en tu locura quieras ser.

Yo, no iré.

Siendo Diablo antes bestia
espeso y fatigoso
de mi karma pestilente
y mi aura degrandante
ese morir y renacer incesante
agobia
estresa
pero soy tenaz
he de morir esa muerte viva
hasta que morir sea más muerte que irme matando.

-Sé de lo que eres capaz,
pero no haré cortejo fúnebre,
nadie te irá en tu oscuro viaje, acompañando,
morir es de cobardes,
y siempre te creí portador de valientes estandartes.

Muere y renace, pero yo no seré testigo de tan cruel baile
.

Muerte de hechura genial, maestra
muerte frondosa
muerte, en estricto moribundo cayendo en la muerte
Muerto entre purulentas rosas.

-Pétalos han de caer a los pies de tus huellas yertas,
en tu pútrida raíz, carcomida y mugrosa,
gusanos devorando tus entrañas delirantes y locas,
pero de tu muerte no haré mención ni en poemas, ni prosas.

Muerte entre piedras y estrellas hediondas y violentas
Muerto de tanto demonio en las neuronas
muerto en la carne y bestia calcinada en cualquier hoguera.

-Muerto en tí,
pero ¿sabes?
no olvidaré tu latir
y quien no olvida no mata a quien se quiere morir.



letra a duo, El Cuervo y su Extraño Mundo&El Gato Escondido

2 comentarios:

adryscaballero dijo...

Que extremoooo... Me encantoo como lo hicieron dialogooo esta geniial :D

El gato escondido dijo...

Gracias adryscaballero, disculpa la tardanza en responder tu comentario pero hasta hoy no me llegó, un gusto que te guste. Saludos y muchas gracias.