15 feb. 2009

La vi allá...


La falta de corazón
Y la negra ilusión,
Hace que el vampiro
Suelte un vulgar suspiro.

Perdió su orgullo en un crisol sangriento
Por la sombra que degolló al viento;
Y el furor le contrajo las venas
Imán, duda, amor o trágica pena?

Aquellos ojos inyectados de arrogancia
De vanidad, belleza y nigromancia
Se le clavaron en su iris de fuego
Y atentaron contra su propio infierno.

Ya había visto esa faz aviesa y siniestra
Per tremor et inultum favilla nostra
Acaecer en cualquier tiniebla
Y devorar palabras.

No hay comentarios: