28 feb. 2009

Oscura prisión


Invisibles son los barrotes
que me encierran en un mundo de tinieblas.
Gruesas cadenas negras
me anclan a oscuros muros de piedra,
se clavan en la piel… la desgarran…

El acero deja llagas que lentamente se desangran
…las cicatrices van desfigurando mi alma.

Mi cuerpo ya es sólo una masa deforme,
torturada la carne en ulceras sangrantes.

Un tenue rayo de sol se filtra entre las garras
lóbregas que me atan.
Pero la luz no me alcanza…
Ya no siento nada…

No hay comentarios: