14 mar. 2009

Bendita soledad



¡Ay de ti mortal que corres en pos de la misericordia,
con tus sueños preñados de ignorancia y fantasía!
¡Ay de ti mortal criatura que te inflamas en la discordia
por aquello que no comprendes y confundes en demasía!

El monólogo de un vampiro
sentencia tu destino
y debes morir.

La maldición no es la soledad... es el suspiro
depuesto en la dimensión sin camino
y tu falso devenir.

¡Bendita soledad de mis delirios
muestra tus designios
y hostígame otra vez!
Que por enésima vez tengo hambre
y antes de asesinar memorias
quiero tu impulso... quiero beber.

No hay comentarios: