1 mar. 2009

La sentencia de un ángel


¿Por qué cae un ángel del cielo?
Es que por serlo no es libre de amar a quien quisiera,
pero si yo no he amado… soy ángel debo amar a todos,
no puedo pensar en mi… pero acaso vio el cielo algo que iba a suceder?
Pensó que dejaría de ser un ángel por enamorarme?

NO… no puede ser, y sin embargo
el juicio celestial me sentenció, me hizo bajar a los infiernos por ello,
ahora mis alas blancas no tienen fuerza para volar,
se arrastran por esta oscuridad…

¿Qué hago aquí?
Aún no lo sé… todo es tan extraño…
Pero aún así me siento en casa…
presiento más que ver figuras que deberán aterrarme pero no lo hacen…
¿Porque? No se…

Veo a alguien acercarse, es una sombra sin forma
no obstante puedo verla con nitidez…
Alto, moreno, extraño… muy extraño,
como ángel jamás conocí a alguien así,
su poder lo presiento, su maldad también, y sigo sin temer…

Lo miro a los ojos… ya no recuerdo de donde vengo ni porque estoy acá…
su presencia todo lo ocupa, la energía que proyecta absorbe todo a mi alrededor,
ya no puedo pensar, ya no puedo moverme, solo soy conciente de él.

¿Que extraño embrujo realizaban esas pupilas escarlatas?
¿Que podrán hacerme esas garras al acariciarme?
¿Podrán sus marfiles desgarrar mi piel?
¿Servirá la sangre de un ángel caído para saciar su sed?

Se acerca lentamente, una sola de sus garras
desciende desde mi labio inferior hasta mi garganta,
siento una suave presión…
un líquido tibio y espeso de desliza por mi piel,
baja su cabeza y bebe de él, mientras mis alas lo acarician…

Me mira, no hacen falta palabras para expresar los sentimientos…
Aquí estoy y aquí me quedaré, por él y para él.

Ahora sé porque el cielo me desterró,
soy un simple ángel que de un vampiro se enamoró…

No hay comentarios: