11 jul. 2009

Ella


¿Qué será ese aleteo incesante en la ventana?
quizá un cuervo vino a verme, a reirse de mis lágrimas,
a acompañar en comparsa con los búhos del tejado,
para bailar al compás de la pena que mis ojos derraman.

No pienso dejarles entrar,
ya bastante daño hizo el sauce con su llorar,
con las ramas en el estanque jugando con el aire
en burla provocativa mientras yo los contemplaba,
y decían: ¡Ahí solloza el loco que una vez amó!
Carcajadas de desprecio y a lo lejos...un murmullo,
ella hiriente y distante como sombra fantasmal,
en espectro guarecido al abrigo de la noche
me increpaba: ¿Creíste que yo te amaba?

Y las alas proseguían con su nefasto cantar,
golpes en la ventana, risas, risas lejanas,
graznidos, ulular, y una cruenta oscuridad,
debajo un silencio asesino, a mi lado soledad,
y en el eco mortecino de este lento torturar,
la voz penetrante y perversa, la voz que no callará,
ella, ella y su ironía: ¿qué yo alguna vez te amé?
la sentencia, como losa, se cae,
ella, ella ríe y porfía: ¡jamás! ¡jamás! ¡jamás! (©Scb)

No hay comentarios: