22 jul. 2009

Que las tinieblas te cubran


No sé que sucede al vampiro
Que el viento negro no lo toca.
Y en sus ojos se aprecia tétrica noticia
Un demonio en sus ojos y una falacia.
Hay unos labios rojos que le han cegado
Existen otros marfiles y un suspiro
Una voz que a la bruma enluta
Y su pensamiento evoca:

Qué fue de la perversa dama
Y sus sombras macabras?
Se ha ido y solamente dejo una lóbrega caricia.
Un mundo de sueños siniestros
Y un trozo de su ser:
Una ala negra
Y parte de su alma.

Dirá la Nada que así es lo nuestro?
Que tu destructora esencia
Fue ventisca y que no te volveré a ver?

A dónde quiera que vayas
Que una cósmica negrura
Te alcance y te pervierta
Y que recuerdes que una aura aciaga
Desde las tinieblas te recuerda. (©Drc)


1 comentario:

El gato escondido dijo...

La dama de las sombras siempre escucha al vampiro, la dama y sus negras rosas...