18 oct. 2009

El eco de Ileana...a Dorian e Ingrid


Acéchame dulce, sombra.

Piérdeme en la profundidad
nebulosa de tu pecho
que la nena necesita tu cobijo.

Tiendo a quedarme dormida
por el susurro del viento
que me dice que estas aquí.

Cubierta de velos cantores
y nanas que me alivian
a la llegada del crepúsculo.

Dormiré abrazada a tus tinieblas. . . Se que estás conmigo

Recuerdos de mi almohada
los dejé todos allí
todo aquello que sufrí.

Puedo ya mirar al horizonte
para encontrar aquella flor negra de lis

La gota salada nunca más acudirá
a mi pálido rostro, por que se que sigues aquí.



Gélido es el roce níveo de tu piel
y en él encuentro mi único refugio
cantas réquiem a mi oído
y escucho con atención.

Con tus anochecidas alas
me elevaste, tan solo para cuidarme
mi torre la resguarda tu plumaje.

Humana nunca mas. . .

Es nuevo mi sendero
tú no me abandonas
nunca, nunca mas.

Puedo al fin sonreírle a la parca,
su melódica voz me arrulla
nueva amiga, nueva calma.

Peligros nuevos emboscaran al alma
mas no importa,
las garras y las sombras mis aliadas
una eternidad infinita lo serán.

Miedo al diablo, ya no más
jamás la soledad podrá afectarme
parte de mi esencia se volvió ya.

Ya no siento, calor, hambre o frio
congelaron mis adentros
y lunas nuevas me obsequiaron.

Envenenaron mi sangre con suavidad
renací a un mundo tejido de nuevos sueños
me dieron armamento perfecto
con estos colmillos predilectos.

Ya no pintaré amaneceres
porque tendré nuevos deberes
placeres que aprender
victimas que merezcan
saciar mi sed.

Hilos que tejan nuevas vestimentas
opacos todos para no descubrir mi presencia
y así poco a poco aprenderé de la nueva existencia.

*

Un orgullo presentar la letra de Ileana, una respuesta suya a la canción que le compusieron Dorian e Ingrid. Gracias oscura y bella princesa.

No hay comentarios: