14 ene. 2010

Vampiro encantador


Fue obra de las humaredas del pensamiento
dar alojo a seres inmortales:
malditos por luciérnagas
y divinos por la soledad.

Privados de un soto de libertad
vagan desangrando al aire
y procurando hartar su sed de eternidad
en las llamas ateridas
de gargantas temblorosas
que mueren en la daga,
en la quijada,
en la punta,
en la maldad.

El terror en mala hora,
perdió su forma
el viento cala en la piel
y se descubren las heridas
deja entrever entonces
que no hay pizca de vida…
pura furia,
hiel.

Le dicen vampiro,
le dicen arcángel perverso,
le dicen cruel.

Las miradas sobrecogidas
desconcertadas,
en su rabia indiscriminada
han juzgado
al nocturno aviador:

Asesino.
No sediento.
Un maligno seductor.
Maldito, mil veces maldito
…encantador.




2 comentarios:

Samantha dijo...

Todos los vampiros están malditos, pero tienes toda la razón, hay algunos que son encantadores! jeje.

El gato escondido dijo...

Siii, deberías conocer al autor de este poema (Mi querido Cuervito-Dorian), realmente vampiro encantador ja ja ja.