22 mar. 2010

Una orquídea sobre tu tumba


Hoy he dejado caer tu memoria al suelo,
me bebí la última gota donde se escribía tu nombre
y después la entregué al alba.

Un amanecer hambriento te devoró
y al morir la tarde, con un temblor de párpados
me desperté y la solitud ocupó tu esquina.

Ahora la noche ulula con búhos que no saben de añoranzas,
nada queda y el llanto ha dejado de doler,
ya no llovizna en el umbral de los recuerdos
porque la mano, que era tuya, ha clausurado tu cripta.

Eres la última astilla a la que jamás regresaré,
me desprendo de tus cenizas y soy aire,
vuelo en el azabache nocturno que te vio morir,
me elevo y dejo resbalar una orquídea,
pétalos sobre tu tumba, sólo pétalos...y brumas.


Caído en la memoria de la ironía y testigo de mil espantos,
escuchando las pisadas de la gente sobre mi ataúd,
el sorbo de la soledad, de las palabras y mi llanto...

Ví morir al sol y a mis entrañas ser el alimento del ocaso,
me vi muerto también y temblando,
muriendo como siempre... a diario,
pero seguía despierto
y relegado a las aristas del fango.

Los gritos de la noche graznaron en el camposanto
y las remembranzas de un sueño negro
relampaguearon en mi cuerpo.

Dolía... aún duele... lo juro por el Diablo,
el regazo que me sabía, que me cubría... escondió sus brazos.

Y eso duele, duele tanto...

El sarcófago también está llorando.

Es amargo cuando la púa se te clava en los recuerdos,
los párpados supuran hiel por el olvido
y ceniciento el espíritu se va desintegrando.

Ví al aire enmudecer la sombra del firmamento
en el vuelo lúgubre de un vampiro que te ve morir
y se aleja... pasa de largo.

Una flor muerta... me está llamando.


Letra Ingrid&Dorian.

No hay comentarios: