9 may. 2010

Quisiera dejar de morirte

Quisiera no languidecer más,
dejar de evocar tu imágen de cadáver olvidado,
no hacer más estruendo, ni magullar tu recuerdo.

Me aterra cuando mis ojos crujen al verse cerrados,
cuando tan sólo un fúnebre cortejo me habla de ti,
cuando la campana te nombra en la niebla
y la niebla te difumina como marchita flor negra.

Me aterra no saberte más que a través de un odio,
que infinito te suicida en mi memoria,
néctar escurriendo entre las tumbas.

Quisiera dejar de morirte,
pero tu sepulcro siempre está abierto
y el rencor sabe como invocarte.

1 comentario:

dalira dijo...

Hermosos escritos mis cordiales saludos